Tips de cocina: cómo hacer que tus copas de vino brillen

Publicado el 26 de Octubre de 2015

Aprende con estos Trattotips, cómo hacer para lavar tus copas de vino para que queden relucientes y sin residuos en pocos pasos.

 

La cena terminó, los comensales se fueron felices luego de una larga cena que incluyó un delicioso Risotto 3 Quesos Trattoría y, por supuesto, la mejor reserva de vino tinto que tenías. Ahora es momento de lavar tus copas para que se mantengan relucientes a la espera de la próxima cata. Para lograrlo, conoce los siguientes Trattotips que te enseñarán cómo hacer para impresionar con maridajes presentados a la perfección.

 

Lávalas luego de usarlas

Lo ideal es lavar las copas inmediatamente después de utilizarlas. Si no es posible, puedes dejarlas remojando en agua tibia durante la noche o un par de horas. Si tampoco pudiste hacer eso, apenas las vayas a lavar, llena tus copas de vino con agua tibia, una gota de vinagre blanco y polvo de hornear. Déjalas así por unos diez minutos y luego lávalas.

 

Lávalas con cuidado

Primero coloca una goma en el fondo del lavaplatos y en la llave de agua para evitar que se golpeen y rompan en caso de que se te resbalen. La esponja que usarás debe ser suave y delicada para evitar que rayes tus copas de vino. Utiliza poco detergente y enjuaga varias veces con agua tibia.

Cuando ya esté listo este proceso, sumérgelas en agua tibia con algunas gotas de vinagre blanco. Esto eliminará cualquier resto que haya quedado de detergente y dejará tus copas perfectas, sin ningún tipo de olor que modifique el sabor de nuestro vino. No te preocupes porque el vinagre blanco no les dejará ningún aroma. De todas formas debes enjuagarlas nuevamente con agua tibia.

 

El secado es fundamental

Deja secar tus copas de vino al natural sobre un paño limpio y boca abajo. Cuando estén secas pasa por cada una un paño de algodón que no deje pelusas para quitar las manchas de agua. Para esto también puedes usar un filtro de café ya que son muy suaves, o toallas de papel y en caso de emergencia alguna polera de algodón. Debes pulir cada parte de la copa por separado, idealmente con un paño que sea 100% de lino, primero el cáliz, luego el tallo y después la base, sosteniéndola con mucho cuidado desde abajo del cáliz.

 

Uso de lavavajillas

Finalmente, debes saber que es recomendable no poner las copas en un lavavajillas ya que se pueden romper al chocar entre ellas y se impregnan del fuerte olor de los detergentes de este tipo de máquinas, que luego será muy difícil de sacar y arruinarán tus catas. Si de todas formas insistes, existen rejillas especiales para que puedas poner tus copas de vino sin riesgo de que se rompan y algunos detergentes más suaves y sin aroma. Debes preocuparte eso sí, de que no haya restos de comida en la máquina y no poner las copas junto a la otra vajilla. Apenas termine el proceso de lavado tienes que abrir el lavavajillas para que salga inmediatamente el vapor. Considera que tu lavavajillas debe tener sus filtros limpios y en las mejores condiciones para que deje bien tus copas de vino.

 

Esperamos que con estos Trattotips ya hayas entendido cómo hacer para que tus copas luzcan impecables en pocos pasos. Ahora sólo queda esperar una nueva velada de maridaje de vinos.

Comentarios