Like a Boss: Aprende a hacer tu propio pan rallado

Publicado el 30 de May de 2016

El pan rallado es la base para muchas de las recetas que nos encantan – como estas deliciosas albóndigas clásicas italianas- , y un verdadero foodie, no puede quedarse sin preparar su pan rallado con sello propio. La técnica es muy simple, el truco -como siempre, es elegir los mejores ingredientes.

Para preparar pan rallado básico

El pan que utilices puede ser cualquiera mientras que no sea pan de molde. Obtendrás mejores resultados con panes cuyo contenido de grasa no sea demasiado alto y cuya corteza sea más bien gruesa.

Lo primero que debes hacer es cortar el pan en láminas uniformes. Si utilizas pan añejo, es importante que lo hayas dejado reposar un par de días sobre una superficie limpia y seca.

Luego, hay que remover la humedad natural del pan. Puedes hacerlo dentro del horno o en un sartén limpio cuidando siempre que no se tueste.

Para obtener las migas puedes utilizar el rallador, el procesador de alimentos o picar el pan en trozos pequeños y repasarlo con un uslero. Preocúpate de que todas las migajas queden, más o menos, del mismo tamaño.

Para almacenar tu pan rallado utiliza un recipiente hermético. Puede tener hasta dos semanas de duración.

Agrega tu toque personal

Si preparar tu propio pan rallado aun no logra saciar tu inquieto espíritu gourmet, hay algo que puedes hacer para que sea aun más especial. Saborízalo con tu mezcla de especias o aceites favoritos. Es importante que este paso lo hagas justo antes del momento de utilizar el pan rallado o corres el riesgo que los ingredientes se estropeen.

El método es fácil: Pon una cantidad muy pequeña de mantequilla o Aceite de Oliva Trattoría en un sartén, agrega el pan y los ingredientes que elijas. Mantén hasta que el pan luzca levemente tostado.

 

Las hierbas, como la albahaca, el orégano y el tomillo combinan muy bien con el pan, así como también la pimienta, la nuez moscada y la ralladura de limón. Las combinaciones se extienden solo hasta donde llegue tu imaginación. ¡Buen provecho!

Comentarios