Escoge el vino perfecto para acompañar tus platos típicos chilenos

Publicado el 29 de August de 2017

Chile es un país de tradiciones gastronómicas, algo de lo que da cuenta la amplia variedad de productos que componen nuestros platos, incluyendo desde carnes y granos hasta vegetales y frutas. Para potenciar su sabor y textura, nada mejor que acompañarlos con un buen vino y, tomando en cuenta que Chile es líder internacional en la producción de este brebaje, prescindir de una copa en la mesa es ciertamente imperdonable.

Si quieres sacar el máximo provecho de la producción vitivinícola y los sabores criollos, te dejamos las mejores combinaciones de maridaje y comida chilena.


1. Cazuela de vacuno

En este plato típico, lo esencial es  el sabor del caldo, por lo que se recomienda acompañar con un vino tinto frutoso y liviano. Opciones como el Merlot y el Cabernet Sauvignon refrescarán tu paladar y potenciarán los sabores de la cazuela, siendo las bebidas perfectas para complementar dicho manjar. 


2. Pastel de Choclo

Este plato se caracteriza por ser muy calórico y pesado, por lo que un Merlot resulta el complemento más agradable. Es una bebida de textura suave y de un cuerpo y persistencia media, resultando un vino aromático que sublima la experiencia sensorial de disfrutar un buen pastel de choclo.


3. Empanada de pino

Dados los ingredientes y sabores que posee, necesita de un vino con carácter, que no sea intrusivo en la mixtura de sabores y especias. Un Cabernet Sauvignon varietal o un Carménère son buenas elecciones, gracias a los taninos dulces que poseen y a un sabor que se mezcla con el de la carne sin sobrepasarle.


4. Porotos con riendas

Para platos con legumbres lo más indicado es un vino Merlot, ya que este tipo de comida suele llevar longaniza y los taninos de este brebaje logran persistir en la boca con un buen sabor, pese a lo especiado que pueda estar el plato.


5. Melón con vino

Para esta bebida veraniega se recomienda plenamente un Late Harvest por su persistencia y untuosidad. Con un aroma frutal amielado, sabor a frutas secas y de color dorado, combina en un perfecto equilibrio con el dulzor del melón calameño (el más indicado para la preparación).


6. Chupe de Mariscos

Un Chardonnay de reserva es la mejor alternativa para acompañar al chupe de mariscos caliente. Al ser un vino blanco de reserva, no es tan fuerte para el paladar y logra suavizar el sabor de los mariscos. Además, su aroma es una mezcla de madera, vainilla y mantequilla, lo que le da gran fineza y persistencia en la boca.


7. Charquicán

Al tener carne y verduras es necesario un vino que no pase inadvertido entre tantos sabores, por lo que un Carménère de taninos medios, textura suave y color intenso le da un toque ahumado a este plato.  Lo bueno es que no creará una mezcla excesiva de distintos gustos, sino que éstos se complementarán fácilmente para entregar los mejores resultados.

 

No hay que ser un experto en maridaje y comida chilena para querer buscar el equilibrio entre una buena copa de vino y un plato típico, por lo que encontrarlo es un auténtico placer para cualquier paladar. Cada comida típica tiene una cepa de vino que complementa su sabor. Sin que sea de taninos medios, como el Carménère; con sabor a frutas secas, como el Late Harvest o con una buena persistencia, como el Chardonnay, encontrar el indicado es fácil si se saben potenciar sus características.

Comentarios