Ingredientes

1 Pan baguette.
Aceite de oliva Trattoría.
Ajo a gusto.
1 Pimentón.
1 Tomate.
Sal a gusto.
Albahaca u orégano. 
¡Y puedes agregarle lo que más te guste!

Preparación

¡Manos a la obra!

Un platillo típico de la cocina italiana es la bruschetta; su consumo se remonta al siglo XV y es originaria de la Toscana. Se suele comer como aperitivo o entrada, dependiendo del caso. A continuación te enseñaremos tres deliciosas recetas para prepararlas en casa.

1.- La base siempre será la misma: tienes que poner unas rebanadas de pan al horno a 100 grados durante un máximo de cinco minutos.

2.- Posteriormente, aderezarlas con ajo, sal, pimentón y aceite de oliva Trattoría.

3.- A partir de ahí, empieza el ingenio de cada uno, aunque lo habitual es que también lleve albahaca, orégano o alguna especia aromática propia del mediterráneo.

Una de las recetas más comunes y típicas de la Toscana consiste en añadir tomate, aceitunas negras y espolvorear con queso de Parma. Cuando la haces de esta manera, no es necesario que los trozos sean muy pequeños.

Para ser un poco más atrevidos, podemos montar la bruschetta con jamón (prosciutto), cuadritos de tomate y queso en lonchas; si queremos que este último se funda, hay que añadir los ingredientes inmediatamente después de sacar la rebanada de pan del horno.

Otra receta con más cuerpo consiste en agregar mozzarella con algún fiambre, que puede ser pavo o pollo, dependiendo de nuestra preferencia, al que se le añadirá el tomate triturado y los demás condimentos.

Es importante reseñar que en su origen se utilizaban productos propios de la zona, como el aceite de oliva o el tomate, por lo que se puede considerar un plato propio de la dieta mediterránea, con todos los beneficios que esta aporta si la comemos sin ningún tipo de aditivo.

La bruschetta es una opción interesante que puedes preparar para el inicio de las comidas o si vas a tener una cena ligera con invitados en casa. Ahora solo tienes que escoger un buen vino para maridar.

Trattotips usados

Comentarios